lunes, 14 de mayo de 2012

KIOSKO Hamburguesería

Al contrario de lo que rezan los carteles de las paredes de este local, Kiosko se ha convertido en algo más que una hamburguesería. Gente en la puerta del establecimiento, haciendo cola para comer una hamburguesa durante más de 10 minutos es una señal, para que el viandante intuya que ahí se "asa" algo especial. Efectivamente, las hamburguesas de Kiosko hacen honor a su fama son sabrosísimas, abundantes, de alta calidad y están de moda.

Plato especial:  De todas las hamburguesas que he probado, destacaría la Catalana; el sabor suave de la cebolla de Figueres mezclado con un buen conseguido trinxat de col, patata y bacon, hacen que la mezcla con la carne de vacuno sea excepcional. También es  destacable la Australiana, a pesar de la cantidad de ingredientes: bacón, cheddar, cogollos, cebolla y remolacha a la plancha,  se hace en todo momento ligera. La salsa barbacoa que la acompaña es acertadísima por el  contraste de sabor que produce con la dulzura de la remolacha. Por último, una grata sorpresa fue la de Pollo, contrariamente a mis creencias previas, que la carne de pollo y hamburguesería no suelen ser buenos compañeros, en este caso hacen una buena pareja; el pollo marinado con un sabor intenso, acompañado de la exquisita mayonesa es la revelación de la "parrilla".

Servicio: El servicio está un tanto desbordado, quizás en  las horas puntas, pero siempre dispuesto a aconsejar y muy atento.
Comida: Las hamburguesas son grandes y se pueden personalizar eligiendo diferentes tipos de pan. Para mi gusto el clásico blanco es el que permite disfrutar mejor el sabor de la hamburguesa. Además se pueden añadir ingredientes extras, desde diferentes tipos de quesos hasta  el trinxat que acompaña a la catalana.
Aunque las burgers son grandes es aconsejable pedir unas patatas ( 2 salsas, finas, rústicas o alioli ) de acompañamiento, de esta forma se pueden ir probando las diferentes salsas ( Chilli Rojo, Ketchup dulce, Ketchup agridulce y Vinagreta). Así combinamos sabores y no agotamos nuestro gusto con el inmejorable del filete. Destacar las patatas rústicas y las alioli.
 En cuanto las salsas, el Ketchup agridulce es perfecto para combinarlo con las patatas. Hay que tener en cuenta que la comida es abundante y el sistema de pedido hace difícil ordenar una segunda bebida, por lo que preveer una bebida extra no es mala idea a la hora de pedir.

Precio: El precio es alto pero ajustado a la calidad de la comida.  13€/persona.

Marquès de L’Argentera 1 bis,  Barcelona, 08003
+34933107313   

lunes, 9 de enero de 2012

Estrellas de San Nicolás


El restaurante Estrellas de San Nicolás, situado en el típico barrio del Albaicín de Granada tiene unas vistas impresionantes de La Alhambra, Generalife y Sierra Nevada, está a la misma altura que el mirador de San Nicolás, con el que comparte acera. Este local, antiguamente propiedad de varios dueños como casa familiar, lo han convertido en un restaurante propio de la zona pero sin llegar a la altura de otros cármenes en cuanto a instalaciones. Da la sensación de poco espacio y la decoración rompe un poco con el entorno mágico que lo rodea.
La comida de estilo francés está preparada con mucho mimo, los sabores aun siendo fuertes nos permiten deleitarnos con platos muy bien elaborados, todo de buena calidad.

Especial: Sin lugar a dudas hay algo que destacar,  el entorno y las vistas que hay desde el comedor, en especial desde la terracita del piso de arriba. 

Servicio: Nos atendieron de una forma muy correcta y rápida. Realizando algún efecto a la hora de servir ciertos platos como el Salmorejo a la fondue.

Comida: Probé varios platos y toda la comida está muy bien preparada. Se aprecia una cargada elaboración tanto en las carnes como en los pescados.  Sabores fuertes y agradables, siempre acompañados de salsas muy especiadas y abundantes canónigos.  Destacar los Calamares Salteados con chutney de mango, plato que recomiendan consecuentemente. La presentación "colosal" se olvida al primer bocado, donde hay una conjugación entre el sabor marinero-grillé del calamar junto al agridulce chutney de mango, tan de boga en la “alta cousine” actual.  El bocado se salpica de vez en cuando de unos frescos canónigos aliñados con un vinagre muy suave.
Otro plato destacable es el Confit de Pato al Oporto con Pastel de Patatas, aconsejable para los amantes de las carnes de aves.  Además es digna de mención  la crema de chocolate blanco en  la degustación de postres, junto otros exquisitos bocados que nos sirvieron en la terracita . Destacar que en el postre nos agasajaron con una copas de
champagne, todo siempre aderezado con unas maravillosas vistas a la Alhambra.
  
Precio: . El precio medio por persona es alto, con botella de vino ronda los 60-90€. 


 Callejón Atarazana Vieja, 1 Granada
+34958288739