domingo, 3 de septiembre de 2017

Luna de miel en Indonesia con Nusahti. Etapa Gili y Komodo



Llegaba la última etapa. Nos tocaba los días de sol, arena, snorkel, happy hours y dragones. En la última parte del viaje visitamos 2 islas muy diferentes, Gili Trawangan y Flores.


Puesta de sol en Isla Trawangan
Etapa Islas Gili:


Gili significa "isla" en Indonésio. Las conocidas islas gili de Indonesia son: Gili Trawangan, Gili Nemo y Gili Air. Cada una con sus características y orientadas a un turismo diferente. 

En nuestro caso elegimos Trawangan, por ser la isla donde más jóvenes se dirigen y la que más oferta tiene de hoteles y restaurantes.

Las islas Gili son lo más parecido a un paraíso isleño. No hay coches, toda la gente se mueve andando y en bici y los taxis son carros tirados por caballos. La isla Trawangan está rodeada casi al completo de bonitas playas de arena blanca y claras aguas critalinas turquesa. 

Nuestra etapa en Trawangan se basó, en playa, snorkel, comidas ricas, puestas de sol y cocktails en la happy hour. Son unas islas para descansar y disfrutar de paseos en bici.

Tortuga de Isla Trawangan
Nos llamó la atención la cantidad de sitios donde ofrecen magic mushroom, parece como que estas islas estén fuera del control de las estrictas leyes indonesias antidrogas, no hay policía, y en cualquier sitio ofrecen setas alucinógenas.





Etapa Komodo:

Para llegar a Flores hicimos un día de transición en la ciudad de Kuta en Bali. Nos alojamos en un hotel cerca del aeropuerto Hotel H Sovereign Bali, del que hay que destacar su delicioso desayuno, además de su proximidad a unos almacenes (Krisna Oleh Oleh) donde venden todo tipo de souvenirs. En este almacen estaba todos los souvenirs y recuerdos que habíamos visto durante el resto de días por todo Indonesia a un precio más que razonable.

En Kuta fuimos a comer a un restaurante en la costa el cual nos gustó por su localización como por su comida, fue el Pantai en la calle JL. Wanna Segara. Cenamos en primera linea de playa, con unos camareros súper amables y por no más de 400k IDR( 25 €).
Famosos Satais de carne
















Después de la tarde de transición nos embarcamos rumbo a Flores. Esta isla es una isla inmensa que daría para varias semanas de visita. En nuestro caso nos limitamos a visitar el Parque Nacional de Komodo, Rinca y nos alojamos en Lambuan Bajo.

Dragón de Komodo en Rinca
La visita a Komodo y Rinca la hicimos con una noche de por medio en alta mar, para ir de isla a isla se utilizan un pequeños barcos, hay que revisar que todo esté bien antes de iniciar el viaje, que el motor arranque sin problemas, que haya generador de electricidad, duchas con agua dulce, etc en nuestro caso el barco tuvo algunos problemas con el motor, pero la tripulación los solucionó mientras nosotros hacíamos la visita a Rinca.



Navegando hacia el Parque Nacional de Komodo

Pink Beach
En la visita a Rinca vimos la mayoría de dragones, además conseguimos ver una pareja comiendo un bufalo. En cambio en Komodo solo vimos un dragón que estaba demasiado cerca de las cocinas de los guías y parecía más bien domestico comparado con los salvajes de Rinca.

La verdad es que la visita a Komodo si no ves dragones, ya merece la pena por pasar por Pink Beach y Manta Point. Dos sitios de snorkel espectaculares, donde puedes ver infinidad de peces y corales de todos tipos y colores.


Sepia en Pink Beach
Bonus:
Si para visitar Komodo hacéis noche en Lambuan Bajo, os aconsejo cenar en uno de los pocos restaurantes que se salvan de la ciudad, Happy Banana. A pesar de su nombre, es un japonés con decoración original. El precio es medio, los sabores están muy bien conseguidos y el trato es genial.

To be continued


domingo, 20 de agosto de 2017

Cherki un juego de mesa Indonesio

En una de las excursiones que hicimos en nuestra etapa en Bali, nuestro guía nos llevó a un ring donde se hacen peleas de gallos. Explicándonos como se desarrollan las peleas, nos llamó la atención que mencionaba que entre pelea y pelea jugaban a un juego de cartas.

Dio la casualidad de que nos encontramos varias de estas cartas en el suelo y las guardamos. De esta forma cuando llegamos a la ciudad, enseñándolas dimos con una tienda donde las vendían y compramos un paquete de cartas de la marca Pura Dewa. Menos de 60.000 rupias unos 4€.



El juego resultó ser el Cherki (también conocido como Ceki), es originario de Asia Sudoriental. Pueden jugar cualquier número de jugadores de 2 a 6. Cada paquetito tiene 60 cartas (30 patrones diferentes, cada uno repetido dos veces). Para jugar el juego, se requieren 2 paquetes / barajas, de modo que cada una de las cartas se repita cuatro veces.




El juego en sí es sencillo, las cartas de valor se dividen en tres grupos cuyos nombres occidentales son monedas, cadenas y miríadas. Cada grupo tiene nueve cartas de valor, que van de 1 a 9. Existen tres cartas "especiales" o de honor que se llaman Flor Blanca, Flor Roja y Mil años.

Hay un jugador que es la mano, elegido al azar, que baraja el paquete y pide al jugador de su derecha que corte. Luego reparte dos cartas a cada uno de los jugadores, en sentido horario, repitiendo la operación cuatro veces para un total de ocho cartas.

Los jugadores no pueden mirar las cartas hasta que se hayan repartido todas. Las cartas restantes se colocan boca bajo en una pila en el centro de la mesa. El primer jugador (a la izquierda del crupier) abre el juego tomando su turno.

El objetivo del juego es formar tres conjuntos de tres cartas del mismo valor: por ejemplo, tres 5s, tres 9s y tres 1s. En la formación de los tríos, los grupos tienen ninguna consideración, por lo que un 7 de monedas y dos 7 de Miriada, haría un trío de 7s.
Es fácil formar estos conjuntos haciendo coincidir los marcos de las tarjetas, porque los tres deben tener el mismo patrón de marco. Las tarjetas de honor forman solamente conjuntos del mismo tipo (es decir, tres flores blancas, tres flores rojas, tres mil años).
Trío de 3s a la izq y trío de 4s a la derecha

Cada conjunto vale la suma de las cartas de las que está hecho, por lo que el conjunto de la foto  valdría 3 + 3 + 3 = 9 puntos y 4 + 4 + 4 = 12 puntos . Las cartas de honor sólo valen 1 punto (cada set marca 3 puntos), por tanto las combinaciones más preciadas son las de tres 9 (vale 27 puntos).

El principio simple en el que se construyen los sets es que cada jugador, a su vez, puede elegir entre sacar una carta de la pila o escoger el último descarte hecho por el jugador anterior. En el primer caso, puede decidir guardar lo que ha encontrado, descartar una de las cartas que ya tiene en la mano, o descartar de inmediato la que acaba de sacar. Por lo tanto, al final de su turno, cada jugador siempre permanece con ocho cartas.

Todos los descartes deben ser apilados en un montón, pero sólo se puede coger la última carta.

Con ocho cartas en mano, sólo se pueden obtener dos tríos y un par. Cualquier jugador que tenga esta combinación tiene que decir en alto"cherki". Al hacerlo, coloca la última pareja boca abajo frente a él.

Cuando se dice "cherki" se está advertiendo a otros jugadores de que se está esperando la última carta para ganar. A partir de este momento, su único objetivo será obtener la tercera carta que coincida con su pareja, y ya no se le permite hacer más cambios en sus dos sets completos.

Ganar la partida

El primer jugador que complete tres tríos es el ganador. Cuando un jugador que ha dicho "cherki" obtiene la última carta que está buscando, pone todas sus cartas boca arriba, mostrando los tres sets. Él es el ganador de la mano, y el único jugador que se anota los puntos.