sábado, 27 de septiembre de 2014

Kadogoo Hostel

La experiencia en Kadogoo Hostel cuanto menos ha sido decepcionante, como resumen el artículo publicado en El Diario de Burgos el 28 de Agosto.

Voluntariado, turimo y negocio <- Click aquí

Os copio el texto por si no se carga el pdf:


Señor director del Diario de Burgos,
Acabo de regresar de Tanzania y confiando en las recomendaciones que se hacía en su diario en un artículo titulado "Emprender en África" el pasado 20 de Abril de 2014, me alojé junto a 11 compañeros en Kadogoo Hostel, regentado por Ainara Jarboles 

Me gustaría hacer algunas consideraciones con respecto a la estancia y lo que he visto para prevenir a incautos como yo que pretenden colaborar, dentro de lo que cabe, al desarrollo de estos países.

Para empezar todos los proyectos de voluntariado que aparecen en la web una vez que llegas allí se desmoronan como castillos de arena. Algunos no existen, otros no tienen objetivos claros y ninguno tiene un seguimiento.

Ante esta situación decidimos de forma autónoma hacer actividades, ya que las que nos proponían desde Kadogoo eran estériles y en nada creíamos beneficiaban a la comunidad a la que pretendíamos ayudar.

Algunos fuimos a 1 guardería que había cerca del hostal y ofrecimos a la maestra nuestra ayuda, la cual agradeció ya que se encontraba desbordada por el número de alumnos.

En cuanto al tema de las actividades turísticas tuvimos multitud de contratiempos algunos de cierta gravedad y nadie de Kadogoo se responsabilizó, dejando al turista en una situación de desamparo total.

Es desagradable el halo de ONG que transmiten en la web ,pues es una farsa peligrosa y triste. Un montaje con el que nos captaron a un grupo de españoles con ganas de echar una mano pero que en realidad se tradujo en proyectos que eran un mero engaño.

En mi opinión el voluntariado del siglo XXI tendría que alejarse de la industria del turismo para no caer en el vil negocio de lucrarse con las desgracias ajenas. Señor director, artículos como el publicado en su diario, si no están debidamente documentados, hacen un flaco favor a las personas que desean acercarse a las ONG solventes con la intención de colaborar como voluntarios.